Posted by : El día del Espectador febrero 22, 2014


HUGO MUGNAI


Masas, espectáculo, negocio, entretenimiento...todos estos términos son aplicables tanto al deporte rey como al séptimo arte, lo cual no quiere decir que ambos tengan mucho más en común. Probablemente la concepción del primero como evolución natural del circo romano, entretenimiento para masas de bajo estrato y anestesia social lo aleje del segundo, que, si bien ha sido durante gran parte de su historia un medio de alcance global, alcanzó durante los años sesenta un estatus de arte y medio de expresión del sujeto, surgiendo el concepto de autor y convirtiéndose en ciertas facetas en un medio para élites culturales, alejado del populacho.

Quizá alguno se pregunte por qué debería haber una relación entre fútbol y cine, qué clase de depravado podría mezclar su amado espectáculo con ese engañabobos que es el cine o ese juego de paletos con veinte hombres corriendo detrás de un trozo de cuero con el gran Godard, pero lo cierto es que el deporte siempre ha tenido un lugar dentro del cine y tampoco resulta algo inesperado. Pero es innegable que, en casi 120 años de historia, no podemos decir que haya una gran película que haya abordado de forma casi definitiva el tema del fútbol. Y no ha sido por falta de intentos.

Mientras otros deportes como el baloncesto, el béisbol, el rugby y el fútbol americano, entre otros, han encontrado en la gran pantalla su lugar a través de varias producciones de éxito tales como, parece que el balompié no ha llegado a cuajar. Probablemente podamos achacar esta falta de películas al dominio de Hollywood como gran industria del audiovisual. Y es que aunque el fútbol es el deporte más seguido del mundo, Estados Unidos parece ser una isla en la que éste queda soterrado por deportes nacionales como el baloncesto, el béisbol o el fútbol americano, deportes eminentemente americanos. Así, las mayores producciones sobre este deporte han sido fuera de la gran industria, en países con gran tradición balompédica como Reino Unido, Francia , Italia, Argentina, Méjico o España.

Cabe plantear la duda de si se trata entonces únicamente de una cuestión geográfica y cultural o hay algún otro componente que hace que en cierto modo, cine y fútbol se repelan. Por otro lado encontramos un gran número de películas que, tomando el fútbol como elemento contingente, como contexto y no como núcleo de su historia, han funcionado de forma excelente. También destacan los documentales sobre fútbol, quizá aquellos que mejor han sabido captar su esencia mediante imágenes de archivo, declaraciones de mitos, recogiendo la épica del gol. Pero aún existe una deuda con la ficción.

Ante la falta de un gran hito futbolístico del cine, tendremos que saber apreciar las no muy numerosas cintas que ya existen en relación con el tema. He aquí algunas de las más representativas (pero no por ello las mejores):


EVASIÓN O VICTORIA (JOHN HUSTON, 1981)


El fútbol o la vida. Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de prisioneros de guerra de diversas nacionalidades se jugarán su libertad en un partido contra la selección alemana en el París ocupado. Mientras, los oficiales británicos y franceses preparan la huida del equipo de la resistencia. 

Quizá no se trate de una obra maestra, pero hasta la fecha es la película sobre fútbol más recordada. Pero quizá se deba más bien al renombre de su director y a la serie de estrellas que presentaba, tales como Michael Caine, Silvester Stallone...o el mismísimo Pelé.


QUIERO SER COMO BECKHAM (GURINDER CHADHA, 2002)


El fútbol como modelo. En Reino Unido, una joven Sikh ortodoxa, se rebela contra sus represivos padres, y siguiendo el ejemplo de su ídolo David Beckham, se une a un equipo de fútbol femenino. Para colmo, cae enamorada del entrenador del equipo.
Lo que parecía una película fresca pero sin ningún atractivo especial terminó siendo la comedia más taquillera de todos los tiempos en Gran Bretaña. Quizá fuera por su acertado uso del deporte como elemento de integración social. O por el éxito del futbolista del United en aquellos años.


DÍAS DE FÚTBOL (DAVID SERRANO, 2003)



El fútbol de la calle. Jorge (Antonio Sanjuan) es un tipo deprimido, descontento con su trabajo y al que su novia acaba de dejar y Antonio (Ernesto Alterio), su mejor amigo, es un tipo bruto e inestable que acaba de salir de prisión. Juntos, tratan de revivir el equipo de su juventud...un absoluto desastre.


Nuestro deporte nacional es protagonista en una de las comedias españolas más crudas y divertidas de los 2000. Y es que Días de fútbol no es una película post-mundial, cubriendo el balompié de gloria como la reciente La gran familia española, sino que se trata de un filme de tiempos más oscuros, cuando la selección caía en cuartos y los Coreanos nos echaban injustamente del mundial. El fútbol que todos hemos jugado: sin brillo ni técnica, pero con todo el alma.



THE DAMNED UNITED (TOM HOOPER, 2009)



La salsa del fútbol. El polémico entrenador británico Brian Clough llega al Leeds United, equipo top de la Primera División Inglesa con el objetivo de volver a hacerlo líder. El principal problema es el odio que mostró hacia ese mismo equipo en sus declaraciones cuando era entrenador del Derby County.


El fútbol no sería nada sin las ruedas de prensa, las rajadas, los entrenadores bocazas, los piques y las eternas rivalidades. Y el que posiblemente sea uno de los entrenadores más polémicos del fútbol europeo (con el permiso del de Setúbal) merecía una película como esta.



DIAMANTES NEGROS (MIGUEL ALCANTUD, 2013)



La otra cara del fútbol. Amadou y Mousa son dos jóvenes de Mali que quieren triunfar en el fútbol e algún gran club de Europa. La aparición de un ojeador parece abrirles las puertas de su sueño, y poco después logran llegar a Madrid para hacer un tour por Europa buscando un equipo. Pero el camino hacia su sueño resulta ser más oscuro de lo que les habían prometido

Diamantes negros es una de esas películas que son más importantes por el tema que tratan que por su calidad cinematográfica. Y es que en un mundo en el que los futbolistas son los nuevos dioses, vender el alma al diablo para llegar a serlo puede ser muy tentador.



Señores cineastas, los cinéfilos futboleros queremos nuestro gran referente. De momento seguiremos disfrutando de ambos por separado, aunque sean como agua y aceite.

{ 2 comentarios... read them below or Comment }

  1. "Once Pares de Botas", con cameos de Zarra, Samitier, Ramallets y un tal Di Stefano.

    http://www.imdb.com/title/tt0047297/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hugo Mugnai (colaborador)febrero 24, 2014 2:33 p. m.

      Sí, estaba en la lista de las nacionales, igual que "Matías, juez de linea". Lo cierto es que de todas las posibles me quedo con las británicas, españolas y argentinas.

      Gracias por comentar, un saludo.

      Eliminar

- Copyright © El Día del Espectador - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -