Posted by : El día del Espectador diciembre 31, 2013

HUGO MUGNAI
(EN NOMBRE DE TODO EL EQUIPO DE EDDE)

Se acaba el año, el 2013 se nos ha agotado y en El Día del Espectador nos encontramos mirando hacia atrás, tratando de atisbar como arrancaron estos doce meses plagados de cine en los que os hemos acompañado con nuestros numerosos artículos. ¿Y qué es lo que nos encontramos cuando sobrevolamos el panorama que nos dejan estos 365 días?

Pues comenzamos el año con una acumulación de grandes películas que ya lo quisieran otros meses. Porque en enero pudimos matar a Bin Laden, pasarnos a la cienciología, matar negreros a ritmo de rap, soñar despiertos en Nueva Orleans y conocer el amor, tanto el amor loco de la juventud como el amor maduro que se profesan los que llevan juntos décadas y décadas. Los Oscar estaban cerca, y eso se notaba.

Así, el 9 de febrero llegó, y los premios de Hollywood nos confirmaron que los americanos se gustan cuando hacen de héroes políticos, que Ang Lee sabe contar grandes historias, que Daniel Day-Lewis sigue siendo un actor brutal y que Jennifer Lawrence no es sólo una cara bonita. Pero el cine es grande, y no se para. Y así pudimos recordar como NO fue el rodaje de Psicosis, aterrorizarnos con nuestros propios progenitores fallecidos, comprobar que Bruce Willis sigue sabiendo como repartir, viajar a través de las épocas con los Wachowski y conocer al cantautor que todos debíamos haber escuchado ya.


 La primavera quizá fue menos productiva, pero pudimos ser testigos de la torpe vuelta de Almodóvar, ver adaptaciones de Tolstoi y Scott Fitzgerald, correr por los callejones de los mercados de Asunción, sentirnos perseguidos en Dinamarca, esquivar explosiones mil con Tom Cruise y Tony Stark, vivir un cambio de sexo, comprobar que Park-Chan Wook puede hacer algo grande con un guión pequeño de Hollywood y ver a Paul Walker al volante de un cochazo por ultima vez.

Y llegó el verano, tradicionalmente la estación más pobre para el audiovisual de todo el año. Y hubo algunos fracasos, como The Purge, El llanero solitario o Jobs, pero también propuestas interesantes como el terror de Expediente Warren o la tensa calma de Mud. Hollywood siguió mandándonos explosiones y velocidad, monstruos alienígenas y zombies a mansalva. Pero desde aquí demostramos que en España también sabemos hacer películas que gustan, Sanchez Arévalo y De la Iglesia mediante.

En otoño sentimos la soledad del espacio gracias a Cuarón y el 3D, la soledad de un secuestro con Greengrass  y la soledad del que es diferente con Martín Cuenca. Las sagas siguieron, tanto la de Tolkien como la de Suzanne Collins. Los grandes directores volvieron a estrenar, tanto los españoles como Trueba como los americanos como Allen. Y cerramos el año viviendo una odisea en la América de la esclavitud, viajando por el mundo con Walter Mitty y confirmando que Von Trier cada día tiene menos límites.

Puede que así contado el año sepa a poco, pero lo cierto es que mejor o peor, pero hemos tenido cine para aburrir. Parece que quizá las historias no se hayan acabado a pesar de lo que algunos agoreros se aventuraron a decir. La Fiesta del Cine pareció demostrar que la nuestra no es una industria sin futuro, que la piratería aprieta, sí, pero no ahoga, y que la gente sigue queriendo que le cuenten historias como viene pasando desde que somos humanos, pero no a cualquier precio

Y es que la crisis se nota en todos los aspectos, incluido en el cine, pero ahora toca reinventarse, buscar nuevas formas de contar historias, de hacérselas llegar al público. Es posible que el viejo cine esté muriendo, pero quizá sólo sea para dar paso a un nuevo cine más acorde a las nuevas realidades con las que nos encontramos. Porque todo cambia, y el cine no es una excepción.
 

En lo referente al blog, éste ha sido un año muy productivo. Hemos publicado 172 entradas en las que os hemos dado nuestra opinión sobre los últimos estrenos, os hemos traído listas varias de  las mejores películas de ciencia ficción, los mayores cambios de peso, os hemos contado qué se vio en Donosti, en Gijón, qué pasó con los Oscar... y lo más importante, seguimos creciendo. Gracias a vosotros. Porque cada mes subimos en visitas, porque nos leéis, seguimos dedicando nuestro tiempo libre a escribir, a contar lo que opinamos sobre el cine, este arte que tanto nos gusta.

Cambiamos el diseño del blog haciéndolo más ameno para vosotros, nos organizamos en secciones, os empezamos a hablar de series y crecimos en las redes para que cada día seáis más. Pero esto no es más que el principio, o eso queremos creer. Queremos crecer en cuanto a colaboradores, pasar de blog a dominio, subir en los buscadores, pero sobre todo queremos escribir lo que opinamos sobre lo que nos gusta y lo que os interesa.

Por eso, los miembros del equipo de El Día del Espectador queremos desearos un buen fin de  año y que el 2014 sea un año lleno de cine, televisión y grandes historias de las que podamos disfrutar a 24 fotogramas por segundo (si Peter Jackson no exige más).


FELIZ 2014, y gracias por estar ahí.


{ 3 comentarios... read them below or Comment }


  1. معرفة كيفية شراء الاثاث المستعمل بالرياضيوضح الفرق بين وجود المنتج الرخيص الذي تنهار مرة الأولى كنت قد استخدمت أو الأثاث الرخيصة التي يمكنك لا يزال يتمتع لفترة طويلة دون إعادة طلاء عليه. وهناك سبب آخر هو أنه عندما كنت تعرف كيفية شراء الأثاث المستعمل، سوف تكون قادرة على الحصول على مصمم أو مكلفة و / أو نادرة الأثاث العتيقة في جزء بسيط من التكلفة التي ستنفق عادة عند شراء نفس اليد الأولى.
    شراء الاثاث المستعمل
    الأثاث يأتي في أنواع مختلفة، والتصميمات والمواد والأشكال والألوان والأحجام. خدمة بعض لغرض الزينة، بعض خدمة القطع الفنية اعتبارا من الأثاث، في حين أن البعض الآخر شكلا وظيفة.
    إن اختيار هذا النوع من الأثاث هو متروك لكم وأنتم سوف تكون واحدة من واستخدامه لسنوات قادمة. لذلك عندما كنت ترغب في شراء أثاث رخيصة، يجب أن تكون ذكية في القيام بذلك، وهنا طرق ذكية حيث سوف تكون قادرة على الخروج مع أفضل الأثاث لزيادة تجميل منزلك.
    شراء الاثاث المستعمل بالرياض

    س المتقنة أثاث مستعمل يمكن العثور عليها في كثير من الأماكن. يمكنك العثور عليها في الاسواق، المرآب المبيعات حي، والأسواق برغوث، والمزادات العقارية. يمكنك حتى العثور عليها عبر الإنترنت من خلال مواقع مثل: كريغزلست وموقع ئي باي.

    س هذه الأماكن وغالبا ما يكون نادرا أو يجب أن تشتري الأثاث أنك لا يمكن أن ندعها تفلت من أيدينا، لذلك قبل أن شخصيا بزيارة هذه الأماكن، يجب أن يكون لديك ما يكفي من المال معك لدفع ثمن الشراء.

    ResponderEliminar

- Copyright © El Día del Espectador - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -